45: El lado oscuro del amor

La dependencia emocional muchas veces nos hace tomar decisiones equívocadas.

Una de las historias más recientes: la del filósofo André Gorz (de nombre real Gerhard Hirsch) y su esposa Dorine. Ambos aparecieron muertos en su domicilio después de planear el suicidio conjunto. Su amor y dependencia emocional eran tan fuertes, que no se concebían el uno sin el otro.

El también amigo y discípulo de Sartre, nacido en Viena en 1924, escribió en 2006 Carta a D. Historia de un amor, un libro premonitorio dedicado a su amada esposa, donde literalmente decía: “Tú vas a cumplir 82 años. Has menguado seis centímetros y aún eres bella, graciosa y deseable. Siento de nuevo, en lo más profundo de mi pecho, un vacío devorador que sólo puede calmar el calor de tu cuerpo contra el mío”.

En otro párrafo detallaba su intención: “Si tú te mueres, yo estoy muerto. Nos gustaría no sobrevivir a la muerte del otro. Nos hemos dicho muchas veces que si tuviésemos que vivir otra vida, querríamos vivirla juntos, siempre juntos”.

Después de la publicación del escrito, en septiembre de 2007, los cuerpos del teórico de ecología política, autor de Metamorfosis del trabajo y cofundador del semanario Le Nouvel Observateur, y de su mujer, languidecían juntos. En la puerta había una nota: “Llamen a la policía”.

Cuando el amor nos lleva a la muerte

Los expertos dicen que los suicidios por amor se cuentan con los dedos de la mano, aunque por una extraña coincidencia, la mayoría se han registrado entre pensadores.

Pierre Benoit sostuvo en su libro Genio y locura que los artistas, los escritores en particular, tienen más probabilidades de padecer desequilibrios psíquicos.

Muchos de los ejemplos que han pasado a la historia pertenecen a este segmento laboral y creativo, como el del intelectual de origen húngaro Arthur Koestler y su esposa Cynthia. Ellos también decidieron morir al mismo tiempo.

Los encontraron en marzo de 1983 en su casa de Londres. Él sentado en un sillón y su mujer tumbada en el sofá. El filósofo social y escritor tenía leucemia y decidió buscar su liberación antes de que su salud le impidiera tomar la decisión que deseaba, así que Cynthia y él maquinaron una muerte serena. “Quiero que mis amigos sepan que abandono su compañía con plenas facultades mentales y con alguna tímida esperanza en una vida posterior despersonalizada más allá de los límites del espacio, del tiempo y de nuestra comprensión”, dejó escrito para tranquilizar a sus seres queridos.

Alma Millán, integrante de la Sociedad de Psicoanálisis de México (SPM), asegura que en estos ejemplos “hablamos de un caso de perversión, entendida como algo que no sigue la norma. Sería una manera por parte de ellos de desafiar a la muerte. Estamos hablando de algo patológico, porque el ciclo de la vida que todos vivimos es que la muerte te llega, no que tú te adelantes. El amor y la muerte están muy relacionados. Incluso en el acto sexual se requiere cierta agresión para llevarlo a cabo. Incluso hay un tipo de orgasmo que se llama la ‘muerte chiquita’. Cuando amor y muerte se funden, las personas pueden hacer las mayores atrocidades empuñando la bandera del amor”.

vía El lado oscuro del amor – QUO mx.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 14/02/2012 a las 20:32. Se guardó como Random Post 366 y etiquetado como , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: